Énfasis de investigación

Los énfasis de Investigación y formación del Doctorado

El programa está compuesto por cinco (5) énfasis de investigación y formación en: educación, filosofía, teología, derecho y psicología. Ellos se articulan en un diálogo interdisciplinario en torno a la pregunta común acerca del estatuto y valor de lo humano, pregunta que cada énfasis sitúa en diversos escenarios del mundo contemporáneo en los que tal interrogante se muestra decisivo y acuciante. A continuación, una breve descripción de cada una de las líneas de énfasis.

porqueAntropología pedagógica. Persona y formación (Educación)


La línea de énfasis en educación parte de una pregunta general: ¿cómo educar al ser humano? Para responderla, sin embargo, es preciso formularse otro interrogante todavía más fundamental: ¿cómo es ése ser humano al que se busca educar? Esta es efectivamente la cuestión que define a la antropología pedagógica, campo de reflexión que se ocupa del hecho educativo en clave antropológica, es decir, se interroga por la concepción de ser humano a la que responden, en últimas, las diferentes teorías y prácticas educativas. Efectivamente, este énfasis parte del hecho de que tanto la teoría como la praxis pedagógicas se apoyan – consciente o tácitamente – en puntos de vista antropológicos, lo cual implica que los contenidos, las funciones primordiales, las formas de organización y los métodos educativos deben ser pensados y evaluados a partir de la idea de humanización que inevitablemente les subyace; en otras palabras: ¿qué ideal de ser humano persigue su quehacer formativo?

Lo anterior se traduce, para esta línea, en proyectos de investigación que, antes que pensar en procesos y objetivos educativos, se detienen, en primer lugar, a pensar en quién es ése ser humano al que se dirigen, cuáles son los rasgos – sociales, culturales, económicos, etc. – que lo caracterizan y, más aún, cuáles los atributos antropológicos que un modelo pedagógico particular busca potenciar; en últimas, qué es susceptible de ser educado en el ser humano y cómo habría de lograrse. Así pues, el aporte al Doctorado que hace este énfasis reside en la profundización conceptual y teórica que ofrece para comprender en su complejidad los elementos, las causas, las circunstancias y las propuestas que en el ámbito educativo actual permiten llevar a cabo un proceso de formación que realmente humanice, y cuáles, en cambio, los que pueden conducir a la deshumanización, la alienación, la despersonalización, en fin, a la exclusión de la dimensión verdaderamente humana del horizonte educativo.

porqueHumanismo y antihumanismo en la filosofía contemporánea(Filosofía)


Como su título lo indica, la línea de énfasis en filosofía se sitúa en medio de una tensión que recorre el pensamiento filosófico más reciente: por un lado, visiones humanistas comprometidas con el carácter ontológicamente excepcional y moralmente prioritario del ser humano y, por otro lado, visiones antihumanistas que sospechan del sesgo antropocéntrico, etnocéntrico y/o falocéntrico subyacente a los ideales humanistas tradicionales. En efecto, el talante post-metafísico que caracteriza buena parte del pensamiento contemporáneo ha llevado a cuestionar ideas tradicionales sobre el ser humano a partir de perspectivas que denuncian la pretensión humanista de otorgarle un lugar de centralidad, gesto que para sus detractores no ha estado exento de fomentar y legitimar la violencia hacia otros seres, tanto humanos como no humanos. Es el motivo para que en épocas recientes haya emergido un pensamiento antihumanista que, no obstante este apelativo, no abandona la pregunta apremiante sobre el estatuto ontológico del ser humano, sino que, antes bien, se da a la tarea de proponer nuevos paradigmas de comprensión para pensar con radicalidad su carácter descentrado.

La línea de énfasis no toma, de entrada, partido alguno por una de estas dos tendencias aparentemente opuestas, sino que busca ante todo establecer lo que está en juego en la tensión y suscitar entre ellas un diálogo productivo. Y lo que se halla en el medio de la cuestión es, precisamente, el concepto de sujeto o de subjetividad que ha servido de manera privilegiada para la comprensión del modo de ser del ser humano. Ciertamente, la « crisis del sujeto » constituye el hilo conductor en torno al cual se entretejen los diversos problemas aquí abordados: humanismo y violencia, la relación humano/naturaleza, subjetivación y técnica, la visión antropológica del capitalismo, entre otros.

Así pues, la investigación en esta línea de énfasis encontrará su marco de referencia en alguna de las siguientes corrientes del pensamiento contemporáneo: post-estructuralismo, hermenéutica filosófica, teoría crítica, pensamiento post- y de-colonial y posthumanismo, que pese a sus diferentes perspectivas centran la mirada crítica sobre la idea moderna de hombre entendido ante todo como sujeto. Será sobre la base teórica que ofrecen estas posturas filosóficas como se intentará responder de manera renovada a la pregunta que recorre el Programa, por la actualidad y futuro del legado humanista.

porqueAntropología teológica, dignidad humana y derechos humanos(Teología)


La línea de énfasis en teología aborda sistemáticamente muchos de los cuestionamientos formulados por las racionalidades contemporáneas al discurso teológico: ¿en qué sentido se puede seguir hablando hoy de la dignidad humana?, ¿cómo puede contribuir la teología a pensar al ser humano desde el horizonte de los Derechos Humanos? Estas dos preguntas anudan y vertebran las indagaciones que promueve este énfasis.

De un lado, la visión tradicional según la cual la dignidad humana reposaría sobre la capacidad de apertura del hombre a Dios –homo capax Dei– encuentra en el contexto científico actual cuestionamientos de diverso orden: desde un nivel práctico pareciera que el ser humano estaría sometido por un sistema económico mundial ante el cual únicamente le queda aceptar pasivamente los efectos devastadores. La dignidad humana allí quedaría pulverizada por un mecanismo que habría sometido al ser humano a la lógica de lo útil y rentable. En ese mismo orden práctico, pareciera que los avances tecnológicos difuminan las fronteras de lo humano con la ayuda de la técnica, dejando al hombre en la incapacidad de definir en qué consiste su humanidad y sus potencialidades. Desde un orden epistemológico, los avances de las ciencias (antropologías culturales, neurociencias, biologías, etc.) parecen reducir el ser humano a su dimensión corporal o social, mostrando las bases neurológicas o culturales de sus actos, inclusive los más “espirituales”. Desde un orden sociológico y ético, la historia ha revelado el sentido de responsabilidad ética del que son capaces los seres humanos sin la necesidad de recurrir a la fe religiosa. De otro lado, después de tantos años de resistencia contra los Derechos Humanos en nombre de los Derechos de la Iglesia, la teología pudo ingresar en este ámbito universal de pensamiento y de acción. Sin embargo, el lastre histórico de una predicación del evangelio ajena –o incluso en muchos casos contraria– a los Derechos Humanos levanta muchas sospechas que la investigación teológica no puede soslayar.

Así, esos dos ejes – la dignidad humana y los Derechos humanos – constituyen la puerta de entrada a las investigaciones que este énfasis desarrolla. Bajo un horizonte interdisciplinar el énfasis en teología busca desplegar una interpretación creadora y renovadora de las tradicionales categorías con las cuales la teología –en particular la antropología teológica– trató de descifrar el misterio de la persona humana ante Dios. Así, repensando conceptos teológicos como “mal”, “pecado”, “gracia”, “dignidad”, “don”, este énfasis hace una contribución específica al Doctorado, desarrollando una teología renovadora capaz de ayudar a afrontar las graves amenazas que pesan sobre la persona humana hoy.

porqueLa construcción del sentido del derecho a partir de la persona humana (Derecho)


El derecho es una realidad comprensible solamente desde la vida humana. Es una creación cultural dirigida a regular las relaciones entre los seres humanos y a proporcionar el orden dentro del cual cada uno de ellos puede actuar. Sólo en el ejercicio de las relaciones de la persona con los demás se determina el derecho. En efecto, el derecho se concibe a partir del concepto de “persona” que es su fundamento: sin persona no hay derecho. Jurídicamente, la persona es concebida como “sujeto de derechos”, cuestión que es de suma importancia práctica en la medida que permite establecer que, a pesar de las diferencias de cultura, sexo, raza, entre otras, toda persona es, por el hecho de serlo, titular de derechos y, además, tiene deberes respecto a la comunidad en cuyo seno únicamente puede desarrollar de forma plena su personalidad.

Sin embargo, las transformaciones en los contextos culturales traen como consecuencia modificaciones en la concepción de persona y estas conllevan, a su vez, cambios en el derecho. Piénsese, por ejemplo, en la revolución tecnológica, cuyos avances han traído nuevas realidades antes inimaginables (los sujetos en situación de muerte encefálica, los estados vegetativos permanentes, los embriones congelados, entre otros). Igualmente, en los fenómenos de discriminación, la protección jurídica del concebido, de las personas en situación de indefensión y debilidad manifiesta, de la vulnerabilidad de la persona frente al ambiente digital, del consumidor de bienes y servicios que, entre otros, son evidencia de algunas de las nuevas transformaciones de la concepción de persona que ameritan un estudio desde la óptica del derecho.

Así pues, la línea de énfasis en derecho pretende revisar los cambios que sufre esta disciplina como consecuencia de las modificaciones en la concepción de persona que derivan de los cambios en los contextos culturales. De esta forma, desde este énfasis se pretende responder a varios interrogantes: ¿qué cambios en el derecho conlleva la transformación en la concepción de persona? ¿Cómo entra el derecho a responder a los nuevos contextos culturales a través de nuevas interpretaciones de la persona en su dimensión social? ¿Cómo entiende el derecho la concepción de persona desarrollada en otras disciplinas sociales?

porqueAutodeterminación y desarrollo humano (Psicología)


Esta línea de énfasis busca estudiar los fundamentos del desarrollo humano a partir de la psicología cultural, y construir una metodología para el análisis exploratorio y la comprobación empírica de las hipótesis derivadas de este enfoque teórico, así como para la realización de aplicaciones en nuestro contexto socio-cultural que propendan por la solución de problemas y la búsqueda de avances en diversas áreas de acción humana. Se parte de considerar a la autodeterminación como dimensión psicológica esencial de lo humano. Se relaciona esta dimensión conceptual de autodeterminación con el proceso motivacional humano, incluyendo a la influencia sociocultural como un aspecto esencial del proceso motivacional que confluye, junto con otros procesos personales e históricos, a afectar el estado de los campos más próximos al desarrollo humano, tales como los campos del trabajo, la salud y la educación.

El concepto de humanismo presente en este énfasis del doctorado se plasma en la búsqueda de un desarrollo humano conducente a una calidad de vida objetiva y subjetiva que sea acorde con la dignidad humana. La persona aparece en este marco como la protagonista central, sujeto y objeto del humanismo. Sujeto, porque ella realiza de manera auto-determinada las acciones humanas; ella goza de una libertad de acción que se ubica en la esencia de su naturaleza humana. Objeto, porque a ella, por su bien y por su dignidad, deben dirigirse sus propias acciones y las acciones de los demás en el contexto sociocultural en el que se desenvuelve su existencia a través del tiempo histórico.

Las siguientes son áreas de trabajo susceptibles de ser desarrolladas en este énfasis: competencia social, toma de decisiones, estilo de vida y calidad de vida, motivación humana, autorregulación y autocontrol del comportamiento, cognición social, desarrollo humano en situaciones de adversidad y, finalmente, salud emocional.

Síganos

INFO USB EN SU EMAIL